Una Leyenda de Más de 73 Años

Elaborando los mejores vinos en Salamanca, desde 1948 ...

La bodega fue fundada en 1948 por el padre de Antonio Aparicio, más conocido en el pueblo de Sotoserrano con el apodo de “Azufre”, apodo que surgió por los cuidados minuciosos a sus viñas con dicho producto. Mimaba sus vinos, como cuidaba a sus amigos y así poco a poco fue ampliando la bodega hasta llegar a su heredero, también llamado Antonio Aparicio, el cual siguió la tradición de su padre y maestro en el mundo del vino.

De todo ello nace Bodegas Cuarta Generación, de una jerarquía de “Antonios”, cuyo amor y saber hacer por el mundo del vino se va transmitiendo de padres a hijos, evolucionando con los nuevos tiempos. De un trabajo minucioso nacen los caldos de esta bodega, cuyos nombres reflejan los orígenes de nuestros viñedos: Viña Sierrrahonda y Viña Valdeherreros, procedentes de nuestros viñedos de más de 60 años, siguiendo con el nacimiento de una joya custodiada por las paredes de esta bodega, mimándola y cuidándola, creando una selección especial conocida por Seis Décadas.

Historia

Los inicios son importantes para la bodega, marcados por el trabajo, tradición y esfuerzo a lo largo de 73 años de historia de pasión por la viticultura y el vino. 

Secreto

El verdadero tesoro está en los viñedos, con cepas muy viejas de variedades autóctonas, como la Rufete, una variedad sutil, que aporta aromas delicados con recuerdos a frutas rojas y especiados, con taninos dulces y suaves que aportan elegancia y complejidad a los vinos.

Leyenda

Bodegas Cuarta Generación tiene sus raíces en el campo, en el viñedo, pero también en el entusiasmo y la pasión transmitida de generación en generación.

Visión

Desde 1948 seguir fieles a nuestro lema «LA ESENCIA DE UNA TIERRA» como actitud de mejora constante, con el único objetivo de elaborar vinos de calidad, vinos distintos, vinos ligados a la Sierra de Francia: únicos y auténticos.

La esencia de una tierra, la Sierra de Francia

Bodegas Cuarta Generación es una pequeña bodega artesanal, que busca la excelencia del fruto. El secreto de nuestros vinos se encuentra en las viñas viejas cultivadas en parcelas, situadas en bancales sobre el río Alagón en Sotoserrano, en el Parque Natural de las Batuecas – Sierra de Francia (Salamanca).

Ir arriba